Connect with us

Estados Unidos

Los nuevos cohetes de Ucrania causan estragos en el ejército ruso – Infobae America

Por
The Economist
Los depósitos de munición de avanzada rusos son posiblemente los lugares más inseguros de cualquier zona de guerra”, explicaba un manual del ejército estadounidense publicado en 2016. Las municiones no se almacenaban de forma segura, señalaba, y muchas databan de la época soviética, cercanas a su fecha de caducidad, creando “un polvorín a punto de explotar”. “La focalización prioritaria de estas zonas causará una grave tensión logística en el sistema ruso”, concluía. Los generales ucranianos están poniendo ahora a prueba esa teoría.
El 11 de julio, un depósito de municiones ruso en Nova Kakhovka, en el sur de Ucrania, explotó de forma espectacular. Las imágenes por satélite mostraron que toda la instalación desapareció durante la noche. Se cree que es la última víctima del Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad (HIMARS), que Estados Unidos comenzó a enviar a Ucrania a finales de junio.
Estados Unidos ha proporcionado ocho lanzadores y el 8 de julio dijo que enviaría cuatro más. Cada uno de ellos lleva una vaina de seis misiles guiados por GPS con una precisión de hasta 84 km, casi tres veces el alcance de los obuses enviados anteriormente. Los funcionarios norteamericanos se habían mostrado reticentes a suministrar más armas de este tipo hasta que no estuviera claro que Ucrania las utilizaría eficazmente. Aunque superficialmente se parecen a los lanzadores de cohetes de la era soviética, que hacen llover ojivas sobre una gran zona, son mucho más precisos y deben utilizarse con criterio para conservar la munición.
Hasta ahora, Ucrania parece estar superando esa prueba. La instalación de Nova Kakhovka fue probablemente el decimonoveno depósito de este tipo que arde desde el 27 de junio, según un recuento realizado por Kyle Glen, un analista de fuentes abiertas. Un ataque a un puesto de mando en la provincia de Kherson el 10 de julio habría matado al comandante de la 20ª División de Fusiles Motorizados de Rusia y a varios de sus oficiales superiores, junto con el jefe de estado mayor del 22º cuerpo de ejército, un general de división.
Los ataques con HIMARS parecen haberse producido a lo largo de las líneas del frente, desde Luhansk en el este hasta Kherson en el sur. Kirill Mikhailov, del Conflict Intelligence Team, un grupo de investigación de fuente abierta, dice que la primera batería de cuatro lanzadores se desplegó en la orilla izquierda del río Dnipro y se ha utilizado contra objetivos en Kharkiv, Zaporizhzhia y Donbas. Más recientemente, se ha desplegado otra en la orilla derecha y parece estar preparando el terreno para una contraofensiva en torno a la provincia de Kherson.
Los comandantes ucranianos están exultantes. Dicen que el HIMARS está volviendo a inclinar la guerra a su favor tras la reciente pérdida de Severodonetsk y Lysychansk, ciudades de Luhansk. Un coronel a cargo de su despliegue dice que el arma está demostrando su eficacia contra una serie de objetivos, desde puestos de mando hasta cuarteles, al tiempo que permanece casi inmune al fuego de retorno gracias a su capacidad de “disparar y desplazarse” rápidamente. Ucrania parece estar utilizando cohetes de la era soviética para confundir y abrumar a los sistemas de defensa aérea rusos, antes de lanzar las nuevas balas guiadas por GPS.
El coronel dice que se necesitarían docenas de lanzadores más para permitir una contraofensiva seria. También reconoce que los HIMARS pueden perder eficacia a medida que Rusia se adapte, por ejemplo, disfrazando los objetivos clave. Pero el hecho de que el ejército ruso no tomara esas precauciones a pesar de haber sido avisado con semanas de antelación de que los HIMARS se acercaban, apunta a un problema estructural.
El ejército de Estados Unidos tiende a dispersar y ocultar sus depósitos de munición en una serie de lugares más pequeños. El ejército ruso, que depende en gran medida de los trenes para trasladar las municiones y de la fuerza humana para cargarlas en los camiones, ha creado en cambio grandes depósitos cerca de las cabezas de ferrocarril, a menudo ocupando centros de distribución industriales civiles. Eso estaba bien hasta que aparecieron los HIMARS. La dispersión de esos depósitos requeriría una enorme cantidad de nuevos equipos o mano de obra. Además, alejarlos de las líneas del frente pondría a prueba la limitada flota de camiones del ejército: al duplicar la distancia, se duplica el número de camiones necesarios o se reduce a la mitad el rendimiento.
Incluso si Rusia moviera su cadena de suministro con esfuerzo fuera del alcance de los HIMARS, el respiro podría ser sólo temporal. Estados Unidos, receloso de una escalada, envió los lanzadores con la condición de que Ucrania no los utilizara contra objetivos en suelo ruso. Como precaución adicional, no proporcionó la munición de mayor alcance: el Sistema de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS) de 300 km de alcance. Si lo hiciera, cada centímetro cuadrado del territorio ocupado por Rusia estaría al alcance de la potencia de fuego ucraniana. Esto incluye Crimea, que Rusia se anexionó en 2014, así como el puente de Kerch que la conecta con Rusia, los barcos en los puertos de Crimea y muchos otros objetivos jugosos.
© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.
SEGUIR LEYENDO:

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.