Connect with us

Economía

ANÁLISIS | Por qué la inflación es tan dolorosa para los estadounidenses y una pesadilla política para Biden – CNN en Español

© 2022 Cable News Network. A Warner Media Company. All Rights Reserved.
CNN Sans ™ & © 2022 Cable News Network.
Por análisis de Stephen Collinson
(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está descubriendo que un presidente no puede explicar, legislar o simplemente desear que desaparezca la inflación descontrolada, una de las fuerzas más corrosivas de una economía de mercado.

Está poniendo su fe en la Reserva Federal para domar la economía recalentada, y se espera que el banco central trate de calmar los mercados bursátiles que cayeron en picada este miércoles con un aumento agresivo de la tasa de interés.
Pero su intervención tardía hará poco para aliviar inmediatamente el dolor.
Eso se debe a que los altos precios de los alimentos y las facturas récord de la gasolina representan una crisis perniciosa que aflige a todos los estadounidenses, al mismo tiempo que perjudica a quienes menos pueden pagar para cubrir el aumento del costo de vida.
Las tormentas económicas son especialmente penetrantes para la moral personal y nacional porque se están acumulando en una nación que ya lucha por salir de otro período de dolor inusualmente compartido: una pandemia única en un siglo.
Y son diferentes de las ansiedades más familiares provocadas por una recesión regular, cuando millones pueden perder sus trabajos pero otros pueden quedar intactos. Todos los estadounidenses que comen o viajan sienten el pellizco en este período desagradable en el que el dinero de todos desaparece más rápidamente. Y solo los adultos que llegaron a la mayoría de edad en las décadas de 1970 y 1980 tienen alguna experiencia de la sensación desorientadora de estar siempre corriendo para ponerse al día, ya que el costo de la vida cotidiana parece aumentar casi todos los días.
Más allá del juego de culpas de Washington, la historia más importante radica en la frustración que se desarrolla fuera de la capital, donde las familias están recortando las facturas de los supermercados y usando una parte de sus salarios solo para conducir al trabajo.
Esa frustración se traduce en consecuencias políticas muy reales. La naturaleza universal de las consecuencias de la alta inflación y la incapacidad de Biden o de la Reserva Federal para darle la vuelta rápidamente hacen que este sea un desafío raro e intratable para el partido en el poder.
Biden solo puede hacer tantos discursos en los que identifique la difícil situación de las familias afectadas por los altos precios antes de que su fracaso en cambiar la dinámica haga que sus palabras suenen huecas.
Y dado que su Casa Blanca insistió durante meses en que la inflación era un efecto secundario temporal y único posterior al covid-19, y que la Fed se demoró en abordar la supertormenta inflacionaria que se avecinaba, la credibilidad del gobierno está profundamente cuestionada.
Si no predijo este problema, ¿por qué los estadounidenses deberían creer que puede solucionarlo?
Cada día trae más dolores de cabeza para la Casa Blanca. La confianza del consumidor se ha desplomado a un mínimo histórico desde que la Universidad de Michigan comenzó a recopilar dichos datos en una encuesta clave en 1952. Las acciones, la piedra angular de los ahorros para la jubilación para muchos estadounidenses, se han desplomado en un mercado bajista, borrando todas las ganancias que habían acumulado desde que el presidente asumió el cargo. Y los índices de aprobación de Biden muestran que él está recibiendo la culpa y que las comparaciones con otro demócrata, Jimmy Carter, cuya presidencia se disolvió en parte debido a una pesadilla inflacionaria, pueden no estar fuera de lugar.
Fue sorprendente ver a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, admitir a principios de este mes que se había equivocado con la inflación después de no poder predecir factores externos, como la guerra en Ucrania y los retrasos en la cadena de suministro, pero su comentario plantea la pregunta de si la administración está viendo el futuro con claridad ahora.
Si bien se espera que la Fed haga un aumento de emergencia en las tasas de interés de tres cuartos de punto porcentual este miércoles, muchos economistas temen que su moderación anterior ahora pueda obligar a la economía a entrar en recesión para frenar el aumento de los precios.
Una estrategia de tasas de interés más altas tampoco será indolora para los estadounidenses. Será más caro, por ejemplo, pedir prestado para comprar automóviles o casas.
El entorno económico desagradable ha dejado a Biden en una posición política especialmente poco envidiable y ha ofrecido una oportunidad a los republicanos, que están insistiendo en el elevado costo de vida de cara a las elecciones legislativas de noviembre. El presidente hizo otro intento el martes para convencer al país de que lo entiende y que reducir la inflación es su prioridad número uno.
«Entonces, la gasolina está alta y la comida está alta, que vamos a conseguir contra viento y marea», dijo Biden, dirigiéndose a los sindicatos en Filadelfia. «La inflación: está minando la fuerza de muchas familias», admitió.
Pero dado que la inflación y los precios de la gasolina están siendo impulsados por fuerzas que a menudo están fuera del control del presidente, parece impotente, siempre un peligro para un comandante en jefe. Y el ciclo inflacionario coloca a los demócratas en una posición política débil a solo cinco meses de las elecciones intermedias. Del mismo modo, es poco probable que las palabras de Biden de este martes sobre los pasos que ha tomado para salvar la economía, como el Plan de Rescate Estadounidense, que ayudó a millones de estadounidenses a volver a trabajar después de la pandemia, y su ley de infraestructura bipartidista, obtenga mucha tracción entre votantes que luchan por llenar sus tanques de gasolina.
Y cuando los demócratas, señalando un mercado laboral fuerte, argumentan que a la economía realmente le está yendo bien, cuando millones piensan que están pasando apuros, dan la impresión de estar fuera de contacto. Por ejemplo, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, tenía alguna justificación al decir esta semana que los estadounidenses estaban «bien equipados» para superar los desafíos actuales, incluida la gasolina que está en un promedio de más de US$ 5 por galón y la inflación un 8,6% durante los 12 meses que terminaron en mayo. Pero el argumento establece el tipo de apertura que incluso el oponente político más incompetente puede explotar fácilmente.
Los argumentos matizados presentados por la Casa Blanca acerca de cómo la administración en realidad ha presidido un notable renacimiento económico también suenan discordantes.
El director del Consejo Económico Nacional, Brian Deese, por ejemplo, reconoció en una entrevista con Victor Blackwell de CNN este martes que había «desafíos reales», incluidos los precios altos.
Pero insistió: «Estamos pasando de lo que ha sido la recuperación económica más fuerte en la historia moderna de Estados Unidos a lo que puede ser un período de crecimiento más estable, donde no tenemos que sacrificar todas esas ganancias económicas».
Para los miserables estadounidenses, y los desmenuzadores de números políticos de Biden, hay pocas posibilidades de un alivio rápido. Los impactos en los precios del petróleo causados por la guerra en Ucrania y la posibilidad de una cosecha arruinada allí, en una de las principales naciones granero del mundo, podrían causar nuevos problemas en los próximos meses.
A medida que los precios suben, también es probable que haya más escrutinio sobre si las políticas de la administración de Biden fueron en parte culpables. Cuando la inflación fue causada claramente por los bloqueos de la cadena de suministro a causa de la pandemia, el cierre de las bases de fabricación en Asia y el aumento repentino de la demanda y la disminución de la oferta a medida que Estados Unidos reabrió, era creíble decir que la culpa era en gran parte de la crisis de salud. De manera similar, el éxito de Biden en acorralar a las naciones occidentales en un menú de sanciones punitivas, que han cortado la energía rusa de los mercados globales, fue en parte culpable del aumento de los precios del petróleo.
Pero al mismo tiempo, a principios de su presidencia, Biden inyectó billones de dólares en la economía en su paquete de rescate pandémico y gasto en infraestructura, que ahora se está examinando mucho más de cerca. El exsecretario del Tesoro, Larry Summers, advirtió durante meses que sus compañeros demócratas en la Casa Blanca, además de la Reserva Federal, estaban siendo complacientes con el riesgo de inflación. Sugirió que los grandes programas de estímulo podrían recalentar la economía. Ahora parece que tenía razón. Su perspectiva actual tampoco ofrece mucho consuelo a la Casa Blanca.
«Creo que cuando la inflación es tan alta como ahora, y el desempleo es tan bajo como ahora… casi siempre ha sido seguido en dos años por… una recesión», dijo Summers en el programa «State of la Unión» este domingo.
«Observo lo que está sucediendo en los mercados de acciones y bonos. Miro dónde está el sentimiento del consumidor. Creo que ciertamente existe un riesgo de recesión en el próximo año».
Mientras tanto, la Casa Blanca se apega a sus pronósticos más optimistas, a pesar de su probada incapacidad para predecir el futuro económico en un momento sin precedentes. Biden está haciendo lo que puede. Su decisión de viajar a Arabia Saudita el próximo mes, una nación que una vez calificó de paria por el asesinato y desmembramiento del disidente y columnista de The Washington Post Jamal Khashoggi, está motivada por el deseo de que el reino extraiga más petróleo crudo para aliviar los precios de la gasolina en casa.
En su discurso de este martes, Biden criticó a los republicanos por bloquear programas que reducirían los costos de atención médica, energía y educación y aliviarían la carga financiera general de los estadounidenses, a pesar de que su plan fracasó en el Senado a manos de un miembro del su propio partido preocupado por la inflación, Joe Manchin de West Virginia.
Biden también está lanzando humo político al atacar las ganancias de las grandes empresas petroleras y exigir que las corporaciones paguen su parte justa en impuestos. Y está suplicando a los estadounidenses paciencia después de años de crisis nacional.
“Realmente creo que hemos logrado un progreso extraordinario al sentar una nueva base para nuestra economía, que se vuelve evidente una vez que la inflación global comienza a retroceder”, dijo Biden el martes.
El problema es que millones de estadounidenses aún no lo ven con sus propios ojos.
 

© 2022 Cable News Network. A Warner Media Company. All Rights Reserved.
CNN Sans ™ & © 2022 Cable News Network.

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.